Cuidado con el odio sobre Am Israel (Parashá Balak)

tomado de hevratpinto.org

Ahí radica la bondad de Di-s para Israel. Bilam fue un gran profeta de las naciones (Bamidbar Rabba 14:34), porque está escrito que nadie en Israel ha surgido como Moisés (Deuteronomio 34:10). Sin embargo, a pesar de todo, Di-s en su amor por los hijos de Israel evitó que Bilam los maldijera, porque no se enojó durante ese tiempo. Su ira se desvaneció en un abrir y cerrar de ojos, y fue reemplazada por la misericordia cuando les demostró gran amabilidad.

Podemos agregar que Di-s quería que Bilam bendijera a los hijos de Israel, permitiendo así que todas las naciones escucharan cómo las maldiciones de Bilam se habían transformado en bendiciones. Esta es la razón por la cual Bilam vino a Moab y le dijo: “Cuán buenas son tus tiendas, oh Jacob” (Números 24: 5), reconociendo que ninguna maldición puede funcionar contra los hijos de Israel y que el mundo entero sigue existiendo debido a sus méritos. (como hemos explicado en otra parte sobre esta parashá). Esto también es parte de la bondad de Di-s para Israel.

A la luz de lo que hemos dicho, solo nos queda tener confianza en nuestro Padre Celestial. No debemos preocuparnos por las naciones del mundo que intentan eliminarnos con palabras o con la guerra. Ni siquiera Amalek pudo derrotarnos, ni Balak y Bilam. Sin embargo, nos perjudicaron con su mal consejo, y es un mal consejo el que debemos temer, porque si Di-s nos protege con respecto a la seguridad material, la protección espiritual depende de nosotros. Los Sabios han dicho sobre esto: “Todo depende del Cielo excepto el miedo al Cielo” (Berachot 33b). Deberíamos estar en guardia contra la influencia negativa de otros pueblos. Esto depende solo de nosotros, ya que Balak y Bilam no pudieron conquistar físicamente a Israel, pero pudieron dañarnos por medio de sus insidiosos consejos. Finalmente Di-s en su bondad envió a Pinchas, el hijo de Elazar, quien demostró su celo por Di-s, como está escrito: “Él me vengó celosamente entre ellos” (Números 25:11). Sin él, ¿dónde estaríamos?

No fue solo entonces, sino en cada generación que la gente se levanta y trata de destruirnos con sus malos consejos. Sin embargo, Israel nunca se abandona, y el Santo, bendito sea Él, nos libra de las manos de los malvados a través del intermediario de los justos que colocó en cada generación para anular sus impíos decretos (Yoma 38b). Es por eso que está escrito, “Mi pueblo, escucha ahora lo que Balac, rey de Moab planeó” (Miqueas 6: 5), porque todo lo que concierne al alma depende solo de nosotros. Que Di-s nos ayude a vencer todos los malos consejos y a servirle con todo nuestro corazón. Amén, que así sea.

Deja un comentario