Kitzur Shuljan Aruj 65.1

.

לְפִי שֶׁנַּפְשׁוֹ שֶׁל אָדָם בְּטִבְעוֹ חוֹמֵד וּמִתְאַוֶּה אֶל הַמָּמוֹן, וְקָרוֹב יוֹתֵר שֶׁיְהֵא הָאָדָם נִכְשָׁל בְּאִסּוּר רִבִּית מִבִּשְׁאַר אִסּוּרִין שֶׁבְּמָמוֹן, כִּי בְּגֶזֶל וְאוֹנָאָה וְכַדּוֹמֶה, הֲרֵי מַשְׁגִּיחַ עַל עַצְמוֹ שֶׁלֹּא יְהֵא נִגְזָל וְשֶׁלֹּא יִתְאַנֶּה, וְגַם זֶה שֶׁהוּא רוֹצֶה לִגְזוֹל אוֹ לְהוֹנוֹת אֶת חֲבֵרוֹ, לִפְעָמִים הוּא נִמְנָע מֵחֲמַת בּוּשָׁה אוֹ מֵחֲמַת יִרְאָה, מַה שֶּׁאֵין כֵּן בְּרִבִּית, כִּי הַלֹוֶה נוֹתֵן לוֹ בִּרְצוֹנוֹ הַטּוֹב, וְהוּא שָׂמֵחַ, כִּי מָצָא מָקוֹם לִלְווֹת עַל כָּל פָּנִים בְּרִבִּית, וְגַם הַמַּלְוֶה חושֵׁב בְּדַעְתּוֹ, כִּי הֲרֵי הוּא עוֹשֶׂה טוֹבָה גְּדוֹלָה עִם הַלֹּוֶה שֶׁיּוּכַל לְהַרְוִיחַ בְּמָמוֹן זֶה כִּפְלֵי כִּפְלַיִם יוֹתֵר מִן הָרִבִּית, וְלָכֵן נָקֵל מְאֹד שֶׁיְהֵא אָדָם נִתְפַּתֶּה חַס וְשָׁלוֹם מִן הַיֵּצֶר הָרַע לִהְיוֹת נִכְשָׁל בְּאִסּוּר זֶה. עַל כֵּן הֶחְמִרָה תוֹרָתֵנוּ הַקְּדוֹשָׁה מְאֹד בְּאִסּוּר זֶה, וְהַרְבֵּה לָאוִין נֶאֶמְרוּ בּוֹ, הַמַּלְוֵה עוֹבֵר בְּשִׁשָּׁה לָאוִין, וְלֹא יָקוּם בִּתְחִיַּת הַמֵּתִים, שֶׁנֶּאֱמַר בְּנֶשֶׁךְ נָתַן וְתַרְבִּית לָקַח וָחָי, לֹא יִחְיֶה. הַלֹּוֶה עוֹבֵר בִּשְׁלשָׁה לָאוִין, הַסּוֹפֵר, וְהָעֵדִים וְהֶעָרֵב עוֹבְרִים כָּל אֶחָד בְּלָאו אֶחָד. וְכֵן הַסַּרְסוּר שֶׁהָיָה בִּינֵיהֶם אוֹ שֶׁסִּיַּע לְאֶחָד מֵהֶם, כְּגוֹן שֶׁהוֹרָה מָקוֹם לְהַלֹּוֶה לִלְווֹת אוֹ שֶׁהוֹרָה מָקוֹם לְהַמַּלְוֵה לְהַלְווֹת, גַּם כֵּן עוֹבֵר בְּלָאו אֶחָד (יו”ד קס).

Prefacio
La Torá escribe: אִם כֶּסֶף תַּלְוֶה אֶת עַמִי אֶת הֶעֳנִי עִמָךְ לאׁ ת ִהְיֶה לוֹ כְּנוֹשֶׁה לאׁ תְשִׂימוּן עָלָיו נֶשֶׁךְ “a tu gente le das a mi gente , para los pobres entre ustedes, no lo presionen para que paguen, no les quiten intereses “(Ex. 22:24). La Torá nos obliga a prestar dinero a personas menos afortunadas que nosotros, pero, al mismo tiempo, nos prohíbe obtener beneficios al otorgar este préstamo. Cualquier beneficio derivado del mismo se llama רִבִּית —interest. Hay dos categorías principales de ribis: 1) Rib is deoraisa ( רִבִּית דְאוֹרַייתָא ) es decir, intereses que están prohibidos por las Escrituras. El caso clásico es cuando el prestamista estipula en el momento del préstamo que el dinero se está prestando con la condición de que se devuelva con una tasa de interés fija . No importa cuán alta o baja sea la tasa; en cualquier caso, es rib is deoraisa y el prestamista debe devolver el pago de intereses al prestatario. Esto es válido incluso cuando el prestatario accedió voluntariamente al pago de intereses . 2) Ribis derabanan ( רִבִּית דְרַבָּנָן ), es decir, intereses que son rabínicamente prohibido, como a) sa’ah besa’ah (véase el párrafo 11); b) avak ribis ( אֲבַק רִבִּית ), es decir, “un tono de ribis  ” . La Torá prohibía solo intereses cobrado por un préstamo. Los rabinos agregaron una prohibición sobre los intereses cobrados por una compra; c) ribis mukdemes ( רִבִּית מֻקְדֶמֶת ), es decir, “pre-préstamo” ribis . El prestatario envía dinero o regalos al prestamista para que le preste dinero en una fecha posterior; d) ribis me’ucheres ( רִבִּית מְאֻחֶרֶת ), es decir, “post-préstamo” ribis . El prestamista no fijó los pagos de intereses al momento del préstamo, pero el prestatario pagó intereses en una fecha posterior. En los casos de ribis derabanan , el Bais Din [Tribunal] no tiene el poder de obligar al prestamista a devolver los intereses recaudados, pero, sin embargo, es preferible algunos casos en que lo hace solo. Las leyes de ribis son complejas y este capítulo solo tocará algunos de los fundamentos de este importante tema. Por lo tanto, es extremadamente recomendable que cuando surja una cuestión de ribis , se consulte a un rabino competente, bien versado en estas leyes .
Siendo la naturaleza del hombre desear y codiciar el dinero, y es más probable que el hombre transgreda la prohibición de intereses que otras prohibiciones relacionadas con el dinero, porque cuando se trata de robo y fraude y cosas similares , la víctima generalmente se protege contra el robo o el fraude. Además, alguien que quiere robar o defraudar a otro, a menudo será inhibido por vergüenza o por miedo. Esto no es tan preocupante para el interés, ya que el prestatario paga voluntariamente y está feliz de haber encontrado un lugar para pedir prestado incluso con intereses. El prestamista también piensa para sí mismo que le está haciendo un gran favor al prestatario al permitirle obtener ganancias con este dinero, muchas veces más que los intereses. Por lo tanto, es muy fácil para la persona ser educada, Dios no lo quiera, por su inclinación al mal de transgredir esta prohibición. Por lo tanto, la Torá fue muy estricta con esta prohibición. Y se dicen muchas leyes prohibitivas al respecto. El prestamista transgrede seis leyes prohibitivas, y no será incluido en la resurrección de los muertos, porque se dice: “Dio dinero [a cambio] por intereses y aceptó intereses, no vivirá”. 1 Ezequiel 18:13. El prestatario transgrede tres leyes prohibitivas. El escriba, 2 Quién redacta el contrato de préstamo. los testigos 3 Quién es testigo el préstamo y firmar el contrato. y el co-firmante transgrede cada una de las leyes prohibitivas. [Esto aplica] también [al] corredor que los reunió o si fue de ayuda para uno de ellos, por ejemplo, dirigiendo al prestatario a uno de quien él podría pedir prestado, o si dirigió al prestamista a quien él podría prestar, él también transgrede una ley prohibitoria.

Kitzur Shuljan Aruj 65.1 en Español

Siguiente Pasuk ➡

⬅ Pasuk Anterior
.

Deja una respuesta